ALICIA MOREAU DE JUSTO

Por: Emilio J. Corbière

ArmandoMoreau había combatido junto a los comuneros de 1871, la primera insurrecciónobrera que tuvo a París, Francia, como escenario. La represión contra losderrotadosaleja a muchos hijos de latierra amada en búsqueda de nuevos horizontes. El comunero Armando Moreau-junto a su mujer María Denanpont- viaja a la Argentina donde constituye unnuevo hogar. Pero ese republicano y librepensador, distante ya de las luchas desu juventud, encontrará en una de sus hijas -Alicia- la continuación deaquellas esperanzas y rebeldías.

Alicia Moreau de Justo nació en Londres, Inglaterra, el 11 de octubre de 1885.En sus años de adolescencia cursó el magisterio en la Escuela Normal Nº 1, enBuenos Aires. Allí conoció al profesor Delio Aguilar y al doctor EduardoHolmberg, quienes la pusieron en contacto con el darwinismo social, concepcióntotalizadora que comprende la explicación del hombre y de la historia como lalucha entre las razas, entre las naciones que comprenden las razas, entre lasclases dentro de cada nación y entre los individuos de la clase. Para eldarwinismo la economía política era una aplicación a la especie humana de lasleyes biológicas que regían la lucha por la vida en todas las sociedadesanimales. Es decir, que las sociedades humanas evolucionan dentro de leyesbiológicas especiales, que son las leyes económicas.

En esa época la enseñanza media todavía permanecía al margen de lascorrientes del pensamiento positivista, que ya dominaban la enseñanza superior.Como años después el marxismo sería un tabú para muchos licenciados eneconomía, sociología, historia o filosofía, el darwinismo era consideradocomo subversivo en la enseñanza media. Alicia fue conociendo y profundizandosus estudios más allá de los textos escolásticos escritos en su mayoría porjesuitas como los principios de filosofía de Jaime Luciano Balmes. Al cursar5º año de la Escuela Normal, se acercó a las clases libres que dictaban en laFacultad de Filosofía y Letras Horacio G. Piñero, sobre psicología moderna, yNicolás Matienzo, sobre Lógica. Le atraía mucho el estudio de la filosofía,pero creía que era necesario combatir el dolor humano, por eso ingresa a laFacultad de Ciencias Médicas.

La joven Alicia comienza a perfilar un espíritu crítico, incluso paraenfrentar el estudio de la medicina. Durante la práctica en el Hospital deClínicas comprobó que muchas enfermedades tenían su origen en la miseria quesufrían los trabajadores, condenados por un régimen social injusto. Eranecesario atacar la desnutrición, la tuberculosis, el alcoholismo y la sífilisen su origen social. Solo así podrían contrarrestarse efectivamente esosflagelos. Para ello Alicia Moreau comprende que a la acción del terapeutadebía unirse la del político y la del reformador social.

Ingreso a la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires en 1907, egresando,con diploma de honor, en 1914. Fueron años de estudio y de militanciacomprometida. El capitalismo era para las clases desposeídas un sistema dedespojo y sufrimiento. Había que combatirlo luchando por una nueva forma devida donde el hombre no fuera lobo para el hombre. Alicia se convierte alsocialismo. Su primera lectura marxista fue La situación de los trabajadores enInglaterra, escrito por Federico Engels. Lee la obra y se emociona, comprendeque el camino es difícil, pero existe una esperanza: el socialismo. En 1906vive su primera aventura ideológica y política. Tuvo lugar en Buenos Aires el'Congreso de librepensamiento', organizado por científicos, escritores eintelectuales vinculados con la masonería. Alicia se inscribió y presentó untrabajo titulado La Educación. Dirá en esas páginas juveniles: 'La escuelaque elabora el porvenir es la escuela libre, sin dogmas, dirigida por elconocimiento exacto de la naturaleza humana y del desarrollo de la vida; la quetiene sus educadores en todas partes: en la familia, en la ciudad, en el país,en el libro, en el museo; la que es una acción social a la cual todos debencontribuir, vivificada la gran ley de solidaridad que es la razón de ser de lahumanidad'.

En ese congreso Alicia conoció a la anarquista española Belén de Sárraga.Fue para ella un experiencia inolvidable. La joven estudiante de medicina tomacontacto con una mujer revolucionaria. Era su bautismo de fuego. Un mes despuésel socialista Angel Giménez le pidió que dictara un curso de conferencias dedivulgación popular en la 'Sociedad Luz', de Barracas. Así se acerca almovimiento obrero. Había leído algunos autores anarquistas, Pedro Kropotkine,pero ya se ve en el socialismo científico de Marx y Engels el camino más aptopara lograr la transformación de la sociedad.

Junto a la 'Sociedad Luz', e inspirado por el doctor Enrique Del ValleIberlucea, comenzó a funcionar el 'Ateneo Popular'. Alicia participa en sufundación. Ese núcleo marxista comenzó a editar en 1908 la Revista SocialistaInternacional, que a fines de la década cambia su nombre por el de HumanidadNueva.

Pionera del feminismo argentino, participa en la creación del primer CentroFeminista y del Comité Pro-Sufragio Femenino en 1907. Con ella figuraron ElviraRawson de Dellepiane, Sara Justo y Julieta Lanteri. Pero entre esas mujeres sedestacó la profesora Raquel Camaña, inteligente y valiente propulsora de laeducación sexual. El Centro Feminista de Buenos Aires estableció contacto conlas uruguayas Paulina y Clotilde Luisi, estrechando los vínculos de las mujeresrioplatenses.

Para ella el feminismo no era algo ajeno a la realidad social. La mujer selibera junto al hombre y no contra él. Esa liberación es una forma particularde la lucha contra el capitalismo y las injusticias sociales. En 1919 el núcleode mujeres renovadoras crea la Unión Feminista Nacional. A ellas se suma JuliaGarcía Games. Los principios de la Unión Feminista Nacional son sintetizadosen cinco puntos: '1) cooperar en todo lo que signifique perfeccionamientofísico, intelectual y moral de la mujer; apoyar toda la obra que tienda acapacitarla en su acción social. 2) trabajar por la emancipación de la mujeren la familia y en la sociedad; en consecuencia iniciará y propiciarámovimientos tendientes a modificar las leyes que traban a la mujer en su acciónindividual, colocándola en situación inferior al hombre. 3) cooperar en todaobra que contribuya a facilitar y mejorar el trabajo femenino; por lo tanto sepreocupará en la reglamentación del trabajo en la industria y en el comercio yde elevación de los salarios del trabajo femenino, basándose en el principio'a igual trabajo, igual remuneración'. 4) tender a centralizar los esfuerzoshechos en favor de la emancipación femenina propiciando la organización de unafederación de centros. 5) propender a la formación de comités en el interiorde la República que respondan a los mismos fines. Mantendrá con tal motivorelaciones con asociaciones extranjeras de igual índole'.

Escribe, milita, participa en reuniones culturales, difunde los ideales de unademocracia avanzada. Desde Rusia llegan los resplandores de la guerra civil, queanuncian un nuevo mundo. Cae el imperio absolutista de los Zares y se constituyebajo la dirección de V. I. Lenin y León Trotsky el primer estado obrero.Alicia vive momentos maravillosos. 'Durante años -recuerda- seguimos el procesode los luchadores rusos. Los nihilistas y los bolcheviques eran las fuerzas máspujantes de la revolución. Cómo no recordar Rusia en las tinieblas (Memoriasde una nihilista), de Vera Figner, y La mujer nueva y la moral sexual, de larevolucionaria Alejandra Kolontay. Cómo olvidar a los valientes revolucionariosde 1905 y 1917. Los años pasaron y vino el stalinismo que instauró un sistemade opresión. Muchas veces me he preguntado si la revolución podría habersemantenido sin la presión de la fuerza. Las masas campesinas eran muy atrasadas.Pero el stalinismo adquirió aspectos negativos que en muchos sentidosdeformaron los ideales de 1917'. La Gran Guerra desangraba a los pueblos yAlicia Moreau trabaja por la paz, inspirándose en el ideario de Jean Jaurés,socialista francés a quien había conocido cuando éste visitó a Buenos Airesen 1911. 'Sin embargo, el hecho de la guerra -dice- sirvió para que la mujer,al reemplazar al hombre en la retaguardia, en el trabajo industrial, en el campoy en otras actividades, demostrara su aptitud, responsabilidad y capacidad. Alfinal de la contienda las mujeres inglesas lograron los derechos electorales'.

En 1921 se afilió al Partido Socialista. De allí en adelante la acciónpolítica habrá de constituir para ella una tarea permanente. Fue miembro delComité Ejecutivo del PS, directora de La Vanguardia (1956/1962), conferencistay propagandista. Publicó varios libros y ensayos, entre otros, La mujer en lademocracia (1944) y El socialismo según Juan B. Justo (1946). Para ella lalucha de clases es sinónimo de transformación. Puede adquirir formasviolentas, pero la historia se construye y se transforma con la acciónconsciente de la clase trabajadora organizada políticamente.

Contrajo matrimonio con el doctor Juan B. Justo, fundador del PartidoSocialista. De esa unión nacieron tres hijos: Juan, Luis y Alicia Justo.

ParaAlicia Moreau, Marx había descrito en el Manifiesto Comunista el procesohistórico como la lucha de clases. 'La lucha de clases -expresa- sobrepasaforzosamente el plano económico y abarca la total existencia humana'. Reconoceque 'las armas del proletariado en la lucha por su emancipación son suconciencia de la dignidad y del valor social de cada individuo, la organizaciónsindical y política, la unión nacional e internacional de esos organismos y elconocimiento cada vez más claro del inmenso valor de su función productora yeconómica, de la fuerza que proviene de su masa y de su irrupción en elsistema de gobierno, antes reservado a minorías'.

Se pregunta si es posible lograr el cambio substancial que implica el socialismosin recurrir a la violencia, a la previa 'destrucción de lo existente, o de unaparte de lo existente'. '¿La organización capitalista se dejará vencer -seinterroga- sin resistir con las armas que ella misma ha puesto para su defensaen manos de una parte del pueblo (ejército, policía)? En otros términos ¿ Noserá necesario llegar a la revolución para que, apoderándose del poder, elproletariado realice, desde el gobierno, la última etapa, la más difícil, latransformación de la propiedad individual en propiedad colectiva?'.

Alicia Moreau contesta a esas preguntas: 'La revolución, es decir, la acciónviolenta, es sobre todo un movimiento político y este es significado de losdiversos movimientos revolucionarios. Paralelamente, se produce el desarrollocientífico-técnico. Ambos conjuntos de procesos complejísimos han reaccionadolos unos sobre los otros en una red de interreacción muy difícil dedesentrañar. El socialismo es inseparable de la democracia porque en ellaencuentra el instrumento de realización menos cruento; porque en ella estácontenida una de sus finalidades, la finalidad tal vez esencial, lavalorización del individuo, la exaltación del derecho de todo ser humano a laplenitud de su propia vida'.

Fuente: redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info

COPYRIGHT ARGENPRESS.INFO © 2002