Mitos Wichí
El caburé
El caburé es muy pícaro. Le gusta usa el katchá, que es como un payé. Dicen que se lo pidió a Tokjuaj.
Tokjuaj le dijo: - Te lo voy a dar, pero antes juntame muchos pájaros para hervirlos y comérmelos, porque tengo hambre.
- ¿Cómo tengo que hacer? - preguntó el caburé.
Tokjuaj le dijo entonces que se escondiera y cantara. También le dijo que le iba a dar tres remedios, uno para enamorar, otro para cazar y otro para pescar.
- En el ala derecha te lo ponés para cazar, en la izquierda para enamorar y en el cuello para pescar - le dijo Tokjuaj. Le pidió entonces que se fuera al monte temprano y que matara algunos pájaros y después se los llevara porque quería comer.
El caburé se fue para el monte y apenas cantó ya caían los pajaritos. Él los pillaba y luego los mordía y descogotaba.
Tokjuaj estaba contento y pensaba: "Mi compañero va a traer mucha caza".
Pero luego tuvo miedo de que lo embromara y dijo: - Le voy a quitar los remedios.
El caburé, que lo escuchó, se escapó con los remedios y lo dejó solo.
Y por eso hasta ahora sigue teniendo poder.
Katchá es un determinado tipo de potencia y un estado de posesión de la misma. Por extensión, katchá es el amuleto, talismán, payé u objeto de poder detentador o contenedor de katchá.

Fuente: http://www.elfolkloreargentino.com/

VOLVER A "Archivo de NOTAS DE INTERÉS"
 
VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL DE "Agenci@ EL VIGÍA"