Fiesta de Casabindo

Toreo
Toreo
Procesión de la Virgen
Procesión de la Virgen
Ofrendas a la virgen
Ofrendas
Iglesia de Casabindo
Iglesia de Casabindo

 

 

El pueblito puneño Casabindo (a 120 Kms de Abra Pampa, Jujuy) está de fiesta una vez al año. El 15 de agosto sus calles se alegran porque atrae la atención de lugareños y forasteros que quieren celebrar la Asunción de la Santísima Virgen María, Patrona del lugar.

Desde las Salinas Grandes con su "inmenso mar blanco", desde dos o tres jornadas de distancia... desde los cuatro puntos cardinales van llegando los que se han "promesado" y los que traen sus imágenes "para pasarles fiesta".

En el pueblo se prepara la Fiesta dedicada a la Santísima Virgen en su fiesta litúrgica, precedida de un novenario y terminada con "el toreo", que tiene carácter de ofrenda y oración. Se limpia la iglesia, se arreglan las imágenes, vistiéndolas con ropas adecuadas, y se las adorna con flores hechas de papel de variados colores.

Desde las vísperas del 15 de agosto suenan las campanas y revientan bombas anunciando la próxima alegría. En la noche se cantan las Vísperas y después, en la puerta de la Iglesia, como se hizo en el Novenario, aunque con más solemnidad, se bailará el Suri, y los Caballitos, sí se encuentran quiénes lo saben danzar. Al repique de las campanas, al reventar de las bombas se agregan los fuegos artificiales. Y es tal la alegría interior, que los fieles se quedan en la puerta de la Iglesia viendo "adorar", y danzando al compás de los tambores y las cornetas.

Las campanas, las bombas y el bombo anuncian, a la madrugada del día 15, la fiesta esperada. Desde el alba la Iglesia está llena de fieles para la Primera misa de comunión. Terminada la misa, la procesión dará vuelta a la "plaza de toros", deteniéndose en las "posas" para incensar las imágenes.

La misa solemne empieza tarde. Se repiten las escenas de la misa anterior, y luego se realiza la procesión que recorre las calles del pueblo. Se detienen en cuatro esquinas. Se inciensan las imágenes, y al llegar al templo, se las coloca en su lugar preferencial, mientras los bailarines hacen su "adoración" en la puerta. Como en toda la procesión, se tocan las campanas, revientan bombas y la música de bombos, cañas y sicuris siguen con su aporte musical acompañando a "los Zuris" que "adoran" incansablemente.

Solamente el mediodía pone una pausa en la intensidad de la fiesta casabindeña, ya que, después del almuerzo, se sigue festejando y así se llega al toreo. Cabe notar que el toreo no es cruento y es el único de su naturaleza en todo el territorio nacional.

Desde ese momento, Casabindo vive pendiente de lo que se ha de realizar frente a la Iglesia, en "la plaza de toros" y con la imagen de la Virgen en la puerta, como bella espectadora divina. Comenzará lo imprevisto y lo improvisado, cualquiera será torero para cualquier torito. Se necesita únicamente uno dosis de valor y agilidad. El secreto del éxito consiste en que el improvisado torero saque, de entre los cuernos del animal, una cinta roja con monedas de plata antigua que lleva atada a los mismos. Es la misma cinta roja que estuvo a los pies de la imagen de la Santísima Virgen durante la procesión.

Se torearán varios toritos, y al terminar la corrida, algunos rezagados quedarán festejando hasta el amanecer del día siguiente. La imagen de la Virgen será colocada en su nicho, y Casabindo volverá a su silencio y a su soledad.


Fuente: http://ar.geocities.com/argentinamisteriosa/casabindo.htm 
 

LEA Y FIRME NUESTRO LIBRO DE VISITAS

VOLVER a la página principal de "Agenci@ EL VIGÍA"