CAPITÁ CHIKÚ

Héroe divinizado de los guaraníes. Su suegro fue Kuarachy Eté, otro héroe divinizado que, al igual que él, alcanzó la Tierra Sin Mal (Yvy Mara Ey) sin pasar por la muerte. Para probar a su yerno y encaminarlo hacia la perfección, Kuarachy Eté lo sometió a múltiples sacrificios purificadores. Su cuerpo fue así perdiendo peso, tornándose etéreo.

En la búsqueda alucinante del aguyjé, el estado espiritual que le permitiría acceder a la Tierra Sin Mal, Capitá Chikú llegó a Asunción (Paraguay) y caminó, acompañado por su esposa, por las "pequeñas sendas imperfectas" (calles). Se instaló luego en el mercado, entonando su canto en bellas plegarias que le inspiraban los dioses. Los "extranjeros de rostro peludo" (criollos) le dieron de comer, pero pronto comprendió que tanta comida no era buena para su búsqueda espiritual. Chikú dijo entonces a sus benefactores que no quería comer más su carne porque estaba envenenada con las mentiras del hombre blanco. Ante tamaño desplante, fue enviado a prisión por vagancia, y allí lo golpearon hasta dejarlo al borde de la muerte. Durante su cautiverio padeció hambre y fiebre, pero su canto no dejaba de oírse en la prisión.

Tanto sufrimiento le permitió lograr el ansiado estado de perfección, y "de las palmas de sus manos y las plantas de sus pies brotaron llamas; su corazón se iluminó con el reflejo de la sabiduría; su cuerpo divino se convirtió en rocío incorruptible; su adorno de plumas se cubrió de rocío; las flores de su coronilla eran llamas y rocío". Los dioses lo llevaron de regreso a su amada selva, y entró en estado de pureza al paraíso en el que aún hoy habita. Los paí le rezan para que los ayude a alcanzar la inmortalidad, ascendiendo al Yvy Mara Ey en cuerpo y alma.

Según León Cadogán, habría conducido a su pueblo hacia el paraíso en una larga migración hacia el oriente.

Fuente: http://ar.geocities.com/argentinamisteriosa/mbya-capita.htm

LEA Y FIRME NUESTRO LIBRO DE VISITAS

VOLVER a la página principal de "Agenci@ EL VIGÍA"