Fantasmas de Buenos Aires

Por Eduardo Pogoriles

LA REPÚBLICAPERDIDA - BARRIODE MONSERRAT

Monserrat fue en tiempos coloniales el antiguo "barrio del tambor", creado en 1769 alrededor de la iglesia y parroquia del mismo nombre. Allí vivieron desde fines del siglo XVIII varias comunidades de negros que integraban "repúblicas" como Cabunda, Banguela, Mondongo y Angola. Eran devotos de la virgen morena de Monserrat. En los bailes y candombes de Reyes recreaban imaginariamente su vida africana y elegían sus autoridades. Calles como las actuales Chile o México eran zanjones que marcaban el límite de la ciudad, el viejo matadero estaba cerca. Se dice que en México 567, donde está hoy la Escuela Nacional de Música -que originalmente fue sede de la Biblioteca Nacional-, funcionó un depósito de esclavos o la sede de una de aquellas "repúblicas" de negros libertos. Los cuidadores del edificio oían voces ya en la década de 1940. Monserrat abunda en relatos semejantes. Por caso, en Chile al 1200 hay un caserón que también alimenta la leyenda de los fantasmas. Según el investigador uruguayo Néstor Ganduglia, esa leyenda es la de los "pretos", fantasmas de negros ancianos que se limitan a recordar el pasado originario del barrio.

EL PALACIODELOSBICHOS - VILLA DELPARQUE

Esta mansión de cinco pisos que terminan en un torreón y cúpula, llama la atención por las figuras de animales grotescos que decoran sus paredes, con algo de las gárgolas de catedral gótica. Por eso la gente del barrio, en Villa del Parque, la bautizó El Palacio de los Bichos.

Está a metros de las vías del ferrocarril, en la esquina de las calles Campana y Tinogasta. Fue construído a comienzos del siglo XX por el ingeniero Muñoz González a pedido de un aristócrata italiano que quería regalar esta mansión a su hija en el día de su boda.

Según cuenta el experto León Tenenbaum, autor de "Buenos Aires, un museo al aire libre", la fiesta de casamiento fue en esta mansión, pero cuando los novios abandonaron el lugar en un coche de caballos, murieron atropellados por el tren cuando el coche cruzaba las vías. El padre de la novia vió el accidente desde lejos y cerró la mansión para siempre. Así nació la leyenda de un fantasma que vivía en la mansión y se paseaba por las vías cercanas, asustando a los vecinos. La leyenda aseguraba que en el lugar había luces y bailes espectrales. Sin habitantes durante años, el Palacio reabrió en la década de 1990 y hoy es una tranquila casa de té y salón de fiestas.

[...]

LA DAMADEBLANCO - BARRIODE LARECOLETA

En la década de 1940 el actor Arturo García Buhr juraba haber visto en la esquina de Vicente López y Azcuénaga a la "dama de blanco", una rubia tentadora que acostumbraba seducir a los paseantes. Pero cuando el seducido la seguía por los pasillos del cementerio luego de una noche de amor, encontraba el abrigo de la mujer sobre una tumba: al levantarlo, leía el nombre de ella escrito en la lápida. La dama muerta que reaparece para volver a seducir es una leyenda que llegó al cine en 1942 con "Fantasmas de Buenos Aires", de Enrique Santos Discépolo, y de nuevo en 1950 con "Ha entrado una mujer", de Carlos Hugo Christensen.

[...]

LA CASADELAPALMERA - CENTRO

Todavía está ahí, en Riobamba al 100, es la casa de la palmera y guarda una historia que, se dice, inspiró a Julio Cortázar para su relato "Casa tomada".

Corría el año 1930 cuando esta casa, con nueve habitaciones y un subsuelo, fue comprada por la uruguaya Catalina Espinosa, viuda de un médico español famoso desde la epidemia de fiebre amarilla en 1871, el doctor Galcerán. Catalina se instaló con sus seis hijos: cinco varones y una mujer, Elisa, que era taquígrafa y muy religiosa.

Los varones eran todos profesionales: había un médico, un ingeniero, un abogado, un escribano y un arquitecto. La leyenda dice que los varones eran deportistas y mujeriegos, lo que trastornaba a la hermana Elisa.

A medida que sus hermanos morían, Elisa ritualmente clausuraba la pieza donde cada uno había vivido. Así establecía una "cápsula de tiempo" en cada pieza, cerrándola con candado.

La casa fue achicándose hasta incluir el subsuelo, donde el hermano médico -que fue el último en morir- mantenía relaciones sexuales con la mucama, Mercedes White. En 1992 Elisa murió y la casa quedó abandonada hasta que en 1997 se instaló ahí una escuela primaria, que se llama, casi increíblemente, Puertas Abiertas.

 

Fuente: "Leyendas urbanas: los fantasmas de Buenos Aires", Diario "Clarin", 1 de Diciembre de 2002.

Fuente: http://ar.geocities.com/argentinamisteriosa/fantasmasbsas.htm

VOLVER A "Archivo de NOTAS DE INTERÉS"
 
VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL DE "Agenci@ EL VIGÍA"