Fantasmas Diplomáticos

EMBAJADADEALEMANIA

Según cuentan los vecinos, la casa en la que actualmente funciona la Embajada de Alemania está encantada. La representación diplomática se encuentra ubicada junto a la iglesia de San Benito.

El solar perteneció originalmente a la familia Tornquist, que mandó a construir la magnífica mansión. Pronto se convirtió en el centro de la actividad social de la época, ya que se ofrecían fastuosas recepciones y desde allí partían los globos piloteados por Jorge Newbery. La casa fue vendida dos veces, y sus últimos propietarios fueron los Blaquier. La gente de la zona cuenta que hubo un crimen en la familia, pero debido a la alta posición social de los Blaquier, se mantuvo silencio y la investigación nunca llegó a termino. Luego de que los Blaquier abandonaron la casa, los vecinos comenzaron a oír gritos y extraños ruidos que provenían de los otrora señoriales jardines, y los más arriesgados juraban haber visto luces moviéndose entre las plantas. Lo cierto es que la residencia permaneció cerrada por muchos años, hasta que fue comprada por el gobierno alemán.

Otra teoría respecto al lugar sostiene que su maleficio está relacionado con la vecina iglesia de San Benito, regentada por una orden de monjes benedictinos. Los vecinos cuentan que los terrenos de la embajada están poseídos por demonios, y no por fantasmas. San Benito fue la única iglesia autorizada para la realización de exorcismos en la ciudad de Buenos Aires, y por esta razón los demonios rondarían el parque de la mansión vecina en venganza por no poder acceder a sus terrenos.

EMBAJADADEPERÚ

La Embajada de la República del Perú está ubicada sobre la Avenida del Libertador. La hermosa casa que hoy la alberga perteneció a la familia Solar Dorrego, cuyo último descendiente decidió suicidarse luego de enterarse que sufría una enfermedad terminal.

Los ocupantes de la embajada cuentan que por las noches no es inusual escuchar que los muebles del altillo se mueven y golpean sin que nadie esté allí. En varias ocasione se intentó sacar todos los elementos que allí se encontraban arrumbados, pero los extraños sonidos no dejaron de producirse. Dicen que nunca nadie se atrevió a aventurarse en el altillo por la noche.

Fuente: http://ar.geocities.com/argentinamisteriosa/diplomaticos.htm

VOLVER A "Archivo de NOTAS DE INTERÉS"
 
VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL DE "Agenci@ EL VIGÍA"