La Higuera

La higuera ha tenido papel preponderante en el folklore de todos los pueblos, no ya por sus virtudes narcotizantes o hipnóticas sino por la magia que ha inspirado a la mentalidad popular. Se ha dicho que "fue el árbol de la sabiduría de cuya fruta comió Adán en el paraíso terrenal, y que bajo la higuera se ocultó el primer hombre, después de su caída. En el folklore judío la higuera no es un árbol de mal agüero, sino, por el contrario, emblema de paz, prosperidad y seguridad colectiva. En la leyenda cristiana se dice que Judas se colgó de una higuera, árbol que también ocupa lugar importante en la mitología y el folklore de Egipto, Persia y ,Grecia. Las imágenes de Osiris y de Príapo, el hijo de Dionisio y Afrodita, que representaba a la fertilidad de la naturaleza, estaban -labradas en la madera de una higuera, árbol consagrado, también a Venus''.

Los guaraníes siempre vieron que en la higuera habitaba una especie de alma o fantasma que periódicamente producía quejidos. Dicen que florece en Viernes Santo y que da una sola flor muy codiciada como gran payé, especie de amuleto para la suerte.

El criollo hace caso a la leyenda que sobre la higuera cargan los años, los siglos y la fuerza de la tradición. La planta que no pudo calmar el hambre del Nazareno, es objeto de muchas leyendas. A su "mala sombra nada crece; que todo aquel que se cobija bajo sus ramas se ve muy pronto, atacado de lo qué nuestra gente da en llamar el "aire" de la planta y que produce hinchazones en todo el cuerpo, así también como "mal de ojo" o conjuntivitis.

En algunas provincias se asegura que en las entrañas de la higuera tienen su morada legiones de espíritus infernales, y que es propicio refugio para los duendes. Claro está que para evitar todo eso, es necesario "curarla". Para hacerlo, que es la única forma de expulsar de su interior los malos espíritus que la poseen, basta un pequeño cuchillo filoso, con el cual se grabará en el tronco de la misma el signo de la cruz, por el que escapará todo mal humor. "Curada la planta, de maligna que era, vuélvese igual que cualquiera otra. Su sombra tórnase acogedora, su savia se emplea en múltiples manifestaciones de medicina popular, y su corteza sirve para definir uno de los procedimientos más curiosos de este género, conocido por todos con el nombre de la "cura por el rastro de la higuera". Se emplea este método para combatir ciertas anormalidades umbilicales propias del recién nacido, a quien por este motivo se le llama "pupulo"; es decir, de pupo u ombligo grande.

La criatura enferma. se lleva hasta una higuera curada que produzca brevas negras, por un tío o pariente de nombre Juan (20). Ya junto a la planta, el tío toma el piececillo del enfermito y colocándolo en el tronco de la higuera, del lao del sol, con un cuchillo o instrumento filoso, se lo va diseñando en la corteza. Luego se ahueca un tanto el interior del diseño, terminando con ello la operación. Se afirma que, a medida que la herida hecha a la planta se va curando, o más bien secando, el ombligo de la criatura tiende a adquirir su forma normal.

Extraído de: "El mito, la leyenda y el hombre - Usos y costumbres del folklore", Félix Molina-Tellez, Editorial Claridad, Primera edición, Buenos Aires 1947.

Fuente: Argentina Misteriosa http://ar.geocities.com/argentinamisteriosa

VOLVER A "Archivo de NOTAS DE INTERÉS"
 
VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL DE "Agenci@ EL VIGÍA"