LA LEYENDA DE LOS MARES DEL SUR…

El capitán George Anson, comandante en jefe de una escuadra de barcos de su Majestad Británica que realizaba en el año 1741 una expedición por estos mares australes, escribía en su diario de a bordo: "Desde la tempestad que se inició antes de abandonar el estrecho de Lemaire, tuvimos una sucesión continua de tormentas que dejó asombrados a los más antiguos y veteranos marineros, y los obligó a confesar que lo que hasta entonces habían llamado tempestades eran ventarrones sin importancia comparado con la violencia de estos vientos, que levantaban un oleaje tan corto y al mismo tiempo tan formidable, que resultaba más peligroso que el de todos los mares recorridos en otras partes del globo". 
Las palabras de este curtido navegante inglés dan una idea de lo que en el pasado significaba surcar estas aguas, consideradas malditas incluso por los marineros más curtidos. Casi un siglo después, el joven naturalista Charles Darwin, que entonces tenía 22 años, navegaba por esta región a bordo del bergantín Beagle en su viaje de exploración alrededor del mundo. En el diario de a bordo donde describió su fantástica aventura, que duró cinco penosos años anotó: "Tierra del Fuego tiene un clima horroroso, uno de los peores del mundo... El Beagle tuvo que luchar durante un mes con un mar borrascoso al intentar bordear el cabo de Hornos. Una gran ola abatió sobre el barco arrancando uno de los botes...". 
Durante siglos, los navegantes españoles que surcaban los mares australes identificaron a la isla de Tierra del Fuego con un infierno barrido por el viento y rodeado de los desérticos glaciares de la Antártida. Sin embargo, algunos viajeros decimonónicos también hablaban de la belleza de sus frondosas islas vírgenes y de sus lagos cristalinos, que gozaban de un clima que recordaba al del norte de Inglaterra. Tierra del Fuego es en realidad un vastísimo archipiélago situado al sur del estrecho de Magallanes formado por miles de islas -unas chilenas, otras argentinas- y rodeado por los océanos Pacífico, Atlántico y el mar Antártico. El primer navegante que se aventuró por estas costas salvajes y desoladas fue el portugués Fernando de Magallanes quien, cuando en 1520 entró en el estrecho que hoy lleva su nombre, divisó al sur columnas de humo, motivo por el cual bautizó a esta región como Tierra de los Fuegos. El fuego que divisó Magallanes provenía de las hogueras de los indios onas que ocupaban la isla grande y que fueron brutalmente aniquilados por el hombre blanco.

MAS "MITOS Y LEYENDAS" DESDE NUESTRO MENÚ PRINCIPAL