LA TINTA

Se atribuye la invención de la tinta a los chinos, quienes la inventaron unos 2500 años antes de Cristo. Las primeras tintas estaban hechas con tinturas vegetales naturales.

Ya en las primeras pinturas rupestres creadas por el hombre en las cuevas y paredes rocosas, se encuentran rastros de emulsiones coloreadas con las que pintaban sus trazos. 

La tinta se comenzó a usar en la antigüedad para escribir en papiro. Se han encontrado también en Egipto antiguas escrituras en negro y en rojo, en papiros escritos con cálamo, en algunos hipogeos (Sepulturas subterráneas).

Las tintas antiguas consistían en la unión de un pigmento llamado negro de humo, cola y sustancias aromáticas. Había que mezclar con agua para luego usar. Fueron las conocidas con el nombre de tinta china. En la actualidad se utilizan para dibujos y artesanías, y se fabrican de todos los colores, con diversos tintes sintéticos que reemplazan al negro de humo.

La tinta más durable es la que se realiza con sulfato ferroso, mezclado en agua con tanino y ácido gálico, a lo que se le añade el color (generalmente azul).

Cuando aparecieron las lapiceras estilográficas se fabricaron tintas especiales, de secado rápido.

Los bolígrafos usan tintas más similares a las de imprenta. Éstas se fabricaban en sus comienzos, con negro de humo mezclado con barniz o aceite de linaza hervido. En la Europa del Siglo XIII aparecen las tintas de color, para lo cual se les incorporaban pigmentos, y barnices que variaban según la superficie a imprimir. Hay tintas de imprenta que se acercan más a la pintura que a la tinta para escritura.

La evolución ha hecho que se disminuyera el uso de las tintas escolares y manuales.

Pero a la vez han aparecido en una etapa cintas entintadas para máquinas de escribir, y en la actualidad tintas de impresoras para computadoras, así como impresoras láser que emplea un tóner en polvo. 

También algunas máquinas de fax funcionan con papel sensible al calor.

Hasta mediados del siglo XX se usaron los tinteros de escritorios y escuelas, donde se colocaba la tinta para la escritura de documentos y trabajos.

Tinta hectográfica:   Tinta con una gran concentración de tinte en una solución de glicerina o de alcohol.
Tinta mimeográfica:  Tinta con negro de humo o carbono en un aglutinante oleoso.
 Tinta de las cintas mecanográficas y de los sellos de caucho (goma o hule): Tinta compuesta de agua, con la glicerina necesaria para evitar que se seque en la cinta o en el cojinete.
Tintas indelebles (Las que se utilizan para marcar ropa).
 Estas tintas contienen nitrato de plata.(Si son expuestas al calor o a la luz, o a la acción química, dejan marcados en los tejidos unos sedimentos de plata de un color negro metálico).
Tinta invisible: no dejan marcas cuando se escribe pero se manifiestan con el calor. Otras pueden manifestarse de forma permanente por medio de una radiación ultravioleta o por una reacción química. Tintas simpáticas como lo son la leche, el zumo de limón y la solución de cloruro de cobalto, que se torna azul con el calor y se desvanece cuando se vuelve a enfriar. 
Tinta flexográfica:   Tinta utilizada en películas de plástico transparente y en otros materiales plásticos.
Tinta de anilina Tinta flexográfica que se utiliza en el celofán.
Tinta magnética:  Contiene una suspensión de óxido de hierro en excipientes muy viscosos, que permiten la captación de marcas, como por ejemplo en las máquinas de clasificación de billetes de banco.
Tinta metálica:  Tinta hecha de metal en polvo mezclado con una solución acuosa de goma arábiga, que sirve para rotular embalajes de metal. 

Material desarrollado, compilado y revisado por la educadora  Nidia Cobiella (NidiaCobiella@Educar.Org)

Fuente: http://www.educar.org/inventos/