Los indios Haush (Manekenk)

familia HaushVivían en la parte este de la Isla Grande de Tierra del Fuego, entre la Bahía Buen Suceso y el cabo San Pablo. Aunque son considerados, por unos, como parecidos a los Selk'nam, también se supone que los Aush llegaron antes en Tierra del Fuego, y que fueron rechazados hacia el sur-este. Tienen costumbres y mitos cuales presenten diferencias con la tradición Selk'nam, y un idioma notablemente distinta. Otra diferencia con los Selk'nam, el otro pueblo fueguino 'de tierra adentro', es que su economía de alimentación y de vestimenta no depende principalmente del guanaco, sino de la foca.
Fue el primer pueblo a desaparecer totalmente de la Tierra del Fuego, ya que en 1910, según Antonio Coiazza, solamente quedaba una tribu "... habitaba entre Bahía Tetis y Bahía Fatley, y ahora se ha reducido a una sola familia compuesta del padre y de dos hijas, y a una mujer de unos treinta y nueva años." ; y según Lucas Bridges, contandolo en 1899 : "Yo me pasaba todo el tiempo con Yoiyimmi y Saklhbarra a fin de aprender su idioma. Si hubiese sabido en aquella época que el aush era hablado solo por sesenta indígenas en toda la Tierra del Fuego, no me hubiera tomado un semejante trabajo."

Muchos datos precisos fueron conocidos gracias a Lucas Bridges por su libro 'El ultimo confín de la tierra' (1899) : "Durante los primeros años que pasamos en Haberton, fuimos visitados varias veces por un pequeño grupo de Aush [...] Estos Aush temían a los Onas, sus vecinos del norte y oeste, mas aun que a los Yaganes, y con fundado motivo. Durante varias generaciones habían sido obligados a evacuar una tierra buena, huir hacia el extremo sudeste del territorio, y reducirse a vivir en medio de la selva y la ciénaga."
Y sobre su origen : "Estoy convencido de que los onas y los aush provenian de los tehuelches del sur de Patagonia, pero los aushs llegaron a la Tierra del Fuego mucho antes que los onas [...] Habia ciertamente mucha más diferencia entre el aush y el ona que entre este ultimo y el idioma de los tehuelches. Creo que al principio los aushs ocuparon toda la region, y se tuvieron que contentarse con la punta sudeste, de clima humedo y plagada de cienagas y espessos matorrales. Confirma mi teoria el hecho de que en la tierra occupada por los onas existen nombres de lugares que no tienen significado en su idioma ; son en realidad palabras que sólo tienen significado en el idioma aush."

Sobre la diferencia de idioma, Lucas Bridges cuenta ese gracioso detalle : "Yo creía haber aprendido unas seiscientas palabras de aush, y aunque sabia que existía gran diferencia entre el idioma aush y el ona, me esforcé en hablarlo, deseando sobre todo impresionar a mi padre con mis conocimientos. Kaushel no me entendió, pero yo quedé muy satisfecho al entender la contestación en aush de Kohpen, su mujer, que era originaria de una tribu de onas del este."

Mito, contado por Antonio Coiazza :"También entre ellos la zorra hace el papel del animal asusto que enseña la malicia a los otros. El zorro antiguamente era domestico como el guanaco, la foca, todos los peces y los pajaros, y cantaba al unísono ekelé, ekelé, ekelé. Pero un día le pusieron debajo de la nariz un olor muy malo, y se hizo salvaje, invitando a los demás animales a hacer lo mismo."

Otro mito, contado por Antonio Coiazza : Hay otro espíritu varón, "muy malo, que vive en las entrañas de la tierra y se llama Ksorten. [...] Cuando esta cerca de los toldos, echa mano de los canastos, y con ellos pega a las mujeres, especialmente a las mas caprichosas ; motivo por el cual estas lo temen mucho, y, cuando lo ven, se encierran en el toldo, tapándose la cara y los ojos con la capa. Al contrario, los niños, asustados, huyen."

Aunque parece que la Isla de Los Estados no fue nunca visitada por los indios fueguinos, Anne Chapman recogió ese mito haush, la historia de Jáius : "Cuando el gran chamán Kox abrió la laguna y creó Sati, el estrecho de Le Maire, Jáius se apartó de la Isla Grande, su tierra natal y se transformó en la isla del otro lado del estrecho, que por eso llevaba su nombre. [...] Como era costumbre en aquel entonces, costumbre que siempre se guardó, el hermano, Ai-uken, se casó con una hermana de su cuñado, nombrada Jáiwin. Así, según la usanza, ella vino a vivir en la tierra de su esposo y después se convirtió en el cabo que llevaba su nombre (cabo San Diego) en las orillas de Sati. Cuando Ai-uken se casó, Jáius se enojó pues no quiso quedarse con Jáiwin (su cuñada). Por eso Jáius se alejó y se transformó en una isla. Jamás se casó. Se quedo sola, apartada de todos. "

MAS "NOTAS DE INTERÉS" DESDE NUESTRO MENÚ PRINCIPAL