NAVIDAD

ANTECEDENTES

Es difícil precisar cuándo comenzó acelebrarse la Navidad tal cual la conocemos hoy.
Entre los celtas y en el imperio romano la fiesta del nacimiento del sol era lafestividad más importante del mundo pagano. El 25 de diciembre se rendíahomenaje al dios sol para suplicarle por un nuevo año de luz y calor. Duranteeste antiguo culto solar los romanos pedían a sus dioses que permitieran quevolviera el sol, ya que desde los primeros días de diciembre y hastaaproximadamente el 6 de enero imperaban los días oscuros y fríos, debido alsolsticio de invierno.
En Roma las fiestas de las saturnalias se celebraban durante siete días a travésde bulliciosas diversiones y banquetes. En las galias, Dinamarca y en los paísesceltas, se ofrecía sacrificio a los dioses. De acuerdo con la tradicióndruida, se colgaban cabezas de osos o de los guerreros enemigos en el árbolsagrado, que solía ser un encino o un pino. De ahí, una de las raíces de latradición del pinito y las esferas de Navidad.
En el norte de Europa se celebraba una fiesta de invierno similar, conocida comoYule, en la que se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas enhonor de los dioses para conseguir que el Sol brillara con más fuerza.

OFICIALIZACIÓN

En el mundo cristiano se celebraba la tradiciónde la Navidad el 25 de diciembre desde fines del siglo IV (excepto en lasIglesias Orientales, Grecia y Rusia, que la realizaban el 6 de enero con lafiesta "Teofanía" o manifestación de Jesús como Dios).
Se comenzó a celebrar el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre -día cercanoa las fiestas del solsticio de invierno que se festejaban en la antigüedad-como fiesta de Navidad gracias a la influencia de San Juan Crisóstomo y de SanGregorio Nacianzeno, pero aún no era una festividad oficial de la iglesiaporque para la época no acostumbraban a realizarlas.
Esta iglesia primitiva seguía la política de absorber y no reprimir los ritospaganos existentes desde los tiempos antiguos, que celebraban el solsticio deinvierno y la llegada de la primavera.
Se cree que el Papa Julio I (337 - 352) fue quien comenzó a instituir laNavidad como fiesta religiosa, pero no se puede asegurar porque no haydocumentos que lo corroboren. Es más probable que esto sucediera más adelante,durante el reinado del emperador Honorio (395 - 423). Pero todas estas fuerontentativas: recién hacia el año 440 la iglesia decidió oficialmente celebrarel nacimiento de Jesús el 25 de diciembre. Esto quedó definitivamenteinstituido en el año 529, cuando el emperador Justiniano declaró la fecha comodía festivo.
A pesar de estas institucionalizaciones, se acepta en general que por un errordel monje Dionisio el Exiguo en el año 540 al calcular las fechas, Jesús nonació la noche del 24 al 25 de diciembre y que, incluso, nació entre 4 y 6 añosantes del inicio de la Era Cristiana. No se conoce el día exacto del nacimientode Jesús, se cree que fue durante el reinado de Herodes. Pero el mundocristiano acepta tácitamente la tradición de celebrar la Navidad el 25 dediciembre.

EL ARBOL NAVIDEÑO

Buena parte de la tradición del árbol deNavidad se origina en una leyenda europea: se dice que durante una fría nochede invierno, un niño buscaba refugio. Lo recibieron en su casa un leñador y suesposa y le dieron de comer. Durante la noche, el niño se convirtió en un ángelvestido de oro: era el niño Dios. Para recompensar la bondad de los ancianos,tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cadaaño daría frutos. Y así fue: aquel árbol dio manzanas de oro y nueces deplata.
Por su parte, los germanos vestían sus árboles en invierno (cuando perdíanhojas) para que los espíritus buenos que en ellos habitaban regresaran pronto.Los adornos más comunes eran manzanas o piedras pintadas. Se dice que éste fueel origen de los adornos. Las bolas de cristal se incorporaron alrededor del año1750 en Bohemia. La costumbre del árbol se extendió por Europa y Américadurante el siglo XIX.

EL PESEBRE

La escena que representa el nacimiento deCristo se fue completando con el paso del tiempo. A principios del siglo IV serepresentaba a Cristo en un pesebre y había solamente una vaca y un asno. Afines del siglo IV se agregó una estrella. La Virgen María, recién a partirdel año 431, con el Concilio de Efeso, apareció en el centro de la imagen. FueSan Francisco de Asís quien popularizó la costumbre de armar un pesebre. En suviaje a Belén, en el año 1220, quedó asombrado por la manera en que secelebraba allí la Navidad. Entonces, cuando regresó a Italia, le pidióautorización al Papa Honorio III para representar el nacimiento de Jesús conun pesebre viviente. A partir de ese momento, la tradición se extendió porEuropa y luego por el resto del mundo.

PAPÁ NOEL

La figura de Papá Noel -también llamado Santa Claus, Sinterklaas o Père Noel, según el país- está inspirada en la vida del obispo de Mira (la actual Turquía), conocido hoy como San Nicolás, quien fue muy popular por su bondad y por su generosidad con los pobres.
Se llamaba Nicolás de Bari y nació en el siglo IV. Su aspecto distaba bastante del que hoy se le atribuye. Se lo representaba como un hombre de complexión delgada y gran estatura que vestía como un sacerdote. El hecho de que se lo represente con tres bolsas doradas se debe a que, según cuenta la leyenda, Nicolás de Bari supo en una ocasión que uno de sus vecinos se encontraba en bancarrota y que estaba desesperado por no tener la dote de su hija, comprometida para casarse en fecha próxima. Al conocer las tribulaciones de su vecino, Nicolás dejó una bolsa con monedas de oro como un obsequio en la casa del mercader. La boda se celebró sin contratiempos. Desde entonces cobró fuerza la costumbre de intercambiar regalos en Navidad. 

En el año 1087 los restos de San Nicolás fueron llevados a Bari (Italia), donde se construyó una iglesia en su nombre, pero curiosamente en Italia no es San Nicolás quien trae los regalos de Navidad sino una bruja buena. 
En el siglo XII la tradición católica de San Nicolás se expandió por Europa, mezclándose con celebraciones similares. Hacia el siglo XVII emigrantes holandeses llevaron la costumbre a Estados Unidos. 
Aunque la leyenda de Papá Noel sea antigua y compleja, y proceda en parte de San Nicolás, la imagen familiar de Santa Claus, con el trineo, los renos y las bolsas con juguetes es una invención estadounidense de estos años. Hasta que el escritor inglés Clement Moore lo imaginó en un trineo llevado por ocho renos, Papá Noel repartía sus regalos a pie o montado en un caballo. Pero además, no siempre tuvo la imagen universal que se conoce hoy. El nuevo aspecto de tan querido símbolo navideño, un hombre regordete de sonrosadas mejillas y larga barba blanca, se debió al arte del caricaturista norteamericano del siglo XIX Thomas Nast, quien representó así a Santa en una ilustración. En 1931 una marca de gaseosas le encargó al diseñador Haddon Sundblom que dibujara un Papá Noel para su campaña navideña. Esa imagen quedó en el imaginario popular y luego ya nadie lo imaginó de otra forma. 

VILLANCICOS

Durante la Edad Media comenzaron a incorporarse los villancicos en los festejos navideños. Durante esta época, los banquetes eran el punto central de las celebraciones. Pero en 1552 los puritanos británicos prohibieron la Navidad. Y aunque el festejo navideño volvió a Inglaterra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana. Los villancicos fueron recuperados y se compusieron muchos nuevos. 

La costumbre de cantar villancicos, aunque de antiguos orígenes, procede fundamentalmente del siglo XIX. 

LA NAVIDAD EN LOS TIEMPOS ACTUALES

La Navidad representa para el cristianismo la rememoración del mensaje que dejó Cristo, una invocación al amor, la paz y la redención para todos. El mensaje de Jesús invita a ser generosos y no egoístas, a distribuir y no a acumular. En Occidente se celebra la Misa del gallo en iglesias y catedrales. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre) con una cena familiar en la que se comparte una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales.
Así, la Nochebuena y la jornada de la Natividad son considerados en el mundo cristiano días de alegría y momentos de celebración pero sobre todo de reflexión y reconciliación con el prójimo.
El arbolito y Papá Noel; los regalos y las tarjetas; los fuegos artificiales, las velas encendidas y las luces de colores; el pan dulce, los turrones y las frutas secas. 
Todo se vincula para dar y recibir, para reunirse con la familia y festejar con amigos. Es tiempo de reflexión, de pedir deseos y de proyectar un futuro mejor. 

Fuente: http://www.me.gov.ar/efeme/navidad/index.html