Peces Transexuales
 
Todos los peces intentan asegurar al máximo la supervivencia de su descendencia y, la primera regla para asegurar la continuidad de la especie es que haya un macho y una hembra compartiendo el mismo territorio. La facilidad de algunos peces para cambiar de sexo favorece y asegura esta continuidad.
 
Los peces payaso comienzan su vida siendo machos. Las larvas viajan libremente por el plancton hasta que encuentran una anémona donde hospedarse. En poco tiempo el más grande de los nuevos residentes se convertirá en hembra y desarrollará hasta alcanzar un tamaño dos o tres veces mayor que el resto de los peces que permanecerán siendo machos.
 
Los machos fecundarán los huevos que la nueva hembra deposite, mientras que ella hostigará permanentemente a los machos para evitar que se desarrollen y se conviertan en nuevas hembras. Al parecer, este comportamiento repercute en las hormonas de los machos evitando que cambien de sexo. Es probable también que el cambio de sexo esté ligado al tamaño del pez y que, al encontrarse en un medio hostil y estresante, no se alimente lo suficiente para alcanzar la talla pretendida.
 
Si la hembra muere o abandona la anémona, el macho más grande tomará su lugar inmediatamente. El hermafroditismo parece tener mucho sentido en el mar donde todos los peces están expuestos al continuo ataque de los depredadores. Si la hembra cae y sólo quedaran los machos, no habría posibilidad de reproducción. Pero, pudiendo transformarse, la sola supervivencia de dos únicos ejemplares garantizaría la descendencia.
 
En cambio, si las "larvas viajeras" llegaran a una anémona que ya tiene una población estable de peces payaso, la hembra decidirá si aceptar o no a los nuevos machos que se presentan y los obligará a permanecer como tales.
 
Como humanos nos gusta dar conductas humanas a los animales. Así cuando buceamos y vemos una anémona rodeada de peces payaso nos contenta pensar en una madre y sus crías. Pero la realidad es que se trata de un harem de machos temerosos, sometidos por una hembra dominante. Todo sea por preservar la especie, todo sea por contribuir al juego de la vida.
Tito Rodriguez
Director
Instituto Argentino de Buceo
 Fuente: Instituto Argentino de Buceo www.iab.com.ar
VOLVER A "Archivo de NOTAS DE INTERÉS"
 
VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL DE "Agenci@ EL VIGÍA"