PROVINCIA DE RÍO NEGRO
 
ÉPOCA PRECOLOMBINA

La zona correspondiente a Río Negro, antes de la conquista española, estaba habitada por la etnia de los Günün-A-Küna o Tehuelches Septentrionales, tribus nómades cuyo paradero mutaba estacionalmente: en verano se situaban en las proximidades de la cordillera y en sus lagos y en invierno en la cercanía de la costa. Las migraciones costa-cordillera seguían por lo general los cursos de los ríos patagónicos. Guanacos y Ñandúes eran sus principales animales de caza, capturados mediante arco y flecha de caña con punta de piedra blanca o hueso (hecho que cambió con la introducción del caballo por los españoles que derivó en su utilización y el reemplazo del arco y flecha por boleadoras).

De su mitología quedan relatos incompletos, donde se destaca la figura del Elemgasem, padre o generador de la raza que vive en una cueva, al que se le atribuye la autoría de las pinturas rupestres. Los Günün-a-küna tenían un canto dedicado al Elemgasem y decían que era el "dueño" de todos los animales vivientes y que sólo podía ser muerto por el rayo. Raspaban los huesos del Elemgasem (cualquier fósil hallado) y se lo daban a beber a los niños para que sean fuertes y sanos.

PERÍODO COLONIAL

Las tierras y costas rionegrinas fueron avistadas y exploradas por navegantes y misioneros sin, sin embargo, establecer asentamientos. 
Magallanes en su viaje de circunvolución terrestre fue el primero en dar con sus costas, mientras los Misioneros Mascardi y Falkner en sus viajes por la Patagonia recorrieron su interior. 

Los mapuches del lado occidental de la cordillera andina (hoy Chile) presionados por los españoles en su avance por sus tierras, provocaron, entrado el siglo XVII, un éxodo que cambió radicalmente las costumbres de los habitantes nativos de la hoy Provincia de Río Negro, ya que estos fueron prácticamente absorbidos culturalmente por los nuevos grupos aborígenes.

Sin embargo el primer intento importante de explorar la región por parte del gobierno colonial, se llevó a cabo en 1778, cuando el virrey Vértiz envió una expedición para levantar fuertes en la zona del río Negro. 
Francisco Fernández de Viedma desembarcó en la costa sur del Río Negro e instaló allí a los colonos que lo acompañaban. Sin embargo una gran inundación los obligó a los dos meses a trasladarse a la orilla opuesta dando origen a Carmen de Patagones. El asentamiento sur fue repoblado denominándose Mercedes de Patagones.

ORGANIZACIÓN NACIONAL

Durante el siglo XIX Mercedes se convirtió en parroquia y centro de la vida pública de la región. Hasta 1878 la zona fue tránsito y escenario de disputas entre exploradores y los malones mapuches que se asentaron en esta región que les era propicia para atacar a las estancias del sur bonaerense. 

La denominada "Conquista del Desierto" encabezada por el General Roca, expulsó a los aborígenes de la región y sentó las bases para la colonización criolla en Río Negro. 
En 1879 Mercedes cambia su nombre por Viedma en homenaje a su fundador. Desde el año anterior y hasta 1884, la región formó parte del territorio de la Patagonia, en este año se crea el territorio de Río Negro con Viedma como capital y con Lorenzo Vintter como primer gobernador. 
La mayor parte de las tierras se distribuyeron para su colonización entre veteranos de la Campaña del Desierto y colonias agrícolas.

De esta decisión comienzan a surgir las ciudades de los valles del río Negro. Primero General Roca como bastión para consolidar el avance de las tropas expedicionarias que redujeron a los mapuches. Creada en 1879, cuatro años más tarde se convierte en colonia agrícola atrayendo la instalación de 700 alemanes. Esta ciudad es destruida por una inundación en 1899 y reconstruida en su emplazamiento actual al noroeste del lugar original.

Un grupo de colonos franceses, con la colaboración de tropas militares y bajo la dirección de Hilarión Fourques construyeron el primer canal de riego del Alto Valle que fue la base de la gran producción agrícola e industrial que se iniciaría en esa época y se consolidaría con la llegada del ferrocarril en 1899. 

Entre 1895 y 1903 el naturalista Francisco P. Moreno realiza varios viajes a la zona del lago Nahuel Huapi, estudiándola y promocionando sus bellezas y recursos naturales. 
San Carlos de Bariloche, en la margen meridional del Nahuel Huapi nació en 1895 por iniciativa de Carlos Wiederhold, quien inicia las primeras construcciones en la localidad junto con su hermano Hernán. El pueblo tuvo un rápido crecimiento por su relación comercial con Chile

SIGLO XX

El siglo XX marca el nacimiento de nuevas colonias agrícolas en la zona de los valles, especialmente en la región conocida como Alto Valle: Cipolletti en 1903, al lado del viejo fortín Primera División, Allen en 1907, Ingeniero Huergo en 1912 por obra de inmigrantes valencianos, Villa Regina, por obra de la Compañía Italo Argentina de Colonización. 

Las nuevas colonias comenzaron una explotación conjunta de frutales, comenzando la plantación de manzanas entre los años 1922 y 1925. Hacia 1930 se instalaron las primeras plantas procesadoras, produciendo un desarrollo agroindustrial de características muy singulares y que hicieron progresar rápidamente a todo el Alto Valle, consolidando su poblamiento.

En 1912 se produce un hito importante con la fundación del diario Río Negro el más tradicional de los órganos de prensa provinciales.

En 1924 se crea Parque Nacional Nahuel Huapi lo que provoca un importante moviemto turístico hacia la zona de Bariloche, hecho que se fortalece con la llegada del ferrocarril a la ciudad en la década del '40.

En 1959 el Territorio Nacional de Río Negro queda formalmente convertido en provincia

LA LEYENDA DEL AMANCAY

 

En la orilla derecha del río Manso y hasta su nacimiento en el valle del Lolol Mahuida, vivían los indios Vuriloches.
Quintral, hijo del cacique, gustaba recorrer cazando y pescando en la orilla del río y así llegaba hasta Co-carí (lago Mascardi}. Fue en uno de esos paseos que conoció a Amancay, quién se enamoró de aquel joven apuesto y valiente, llegando a convertirse este sentimiento en el amor irrealizable por ser ella de humilde origen. De esta manera fue pasando el tiempo, hasta que un día llegó hasta ellos una epidemia que comenzó a diezmar la tribu, cayendo enfermo el joven indígena.
Ante la imposibilidad de lograr su mejoría, enterada Amancay consultó a una Machi (hechicera), a quien le confió el secreto para obtener el remedio. El mismo consistía en una infusión preparada con una flor que crecía en la cumbre helada del Lolol Mahuida a sabiendas del peligro que corría, pero impulsada por su amor hacía el joven, lanzóse Amancay a la terneraria empresa, logrando su fin.
Ya en el descanso, feliz por haber logrado su cometido, al pie de una hermosa cascada, vio cernirse sobre ella la amenazante figura del cóndor, quien le exigió abandonara la preciada flor. Ante la negativa de Amancay propuso a esta que le dejase en cambio su corazón, lo cual aceptó la joven sin titubear.
Alejóse el rey de las alturas con el pequeño corazón entre sus garras, emprendiendo vuelo hacia su morada, tiñendo de gotas rojas su camino con la sangre que manaba del corazón.
Y en aquellos lugares regados y vivificados con la sangre de aquella indiecita, fue floreciendo una preciosa flor de varios pétalos, bella como su origen, teñida con gotas rojas de la sangre que había sido derramada en ofrenda de aquel sentimiento, queriendo pregonar de esta manera, un mensaje de amor por todos los valles y montañas del Co-carí.

Fuente: http://www.bolsonweb.com.ar/leyendas/leyendadelamancay.htm

Fuente Datos Históricos: http://www.argentinaworld.com.ar/Provincia/RioNegro/index-xdata.php?grup=4&xdata=1 
Mañana: PROVINCIA DE SALTA

MAS "PROVINCIAS" DESDE NUESTRO MENÚ PRINCIPAL