La Planta de Ruda

Rama de Ruda
Rama de Ruda

 

Muchos vegetales tienen cualidades mágicas que el pueblo utiliza con sus respectivas leyendas, creyendo a pie juntillas lo que de los mismos se dice. Una de las plantas muy utilizadas por magos y curanderos es la ruda, de la cual, no sólo en América, sino también en muchos pueblos de Europa, se dice que es propicia para la hechicería. En el norte, la ruda se utiliza como amuleto, pues, llevando un gajo en el bolsillo ahuyenta a las brujas y a los malos espíritus.

Existe la ruda hembra y la ruda macho, las que he conocido en el norte argentino. La primera es de hojas pequeñas y tupidas, y la segunda de hojas grandes y planta más recia. Recuerdo que teníamos en nuestra casa una planta de ruda macho, y los vecinos nos tenían cansados de tanto pedirnos "gajitos"; unos decían que para remedio, y otros para espantar malos espíritus.

Esta planta tenía virtudes magníficas: nos avisaba cuando entraba una persona desconocida en la casa. Apenas el forastero cruzaba el lugar donde se hallaba la planta, ésta despedía un olor extraordinario que apestaba la casa. No sucedía con nuestros familiares el caso citado.

El Padre Hernando Castrillo (39) escribía de la ruda lo siguiente: "La ruda tiene muy conocidos provechos. Dicen los naturales que su zumo preserva al que se previniere con él de picaduras de abejas, avispas, escorpiones y arañas. Aristóteles, que impide el mal de ojo. Plinio, que es más provechosa plantada al pie de una higuera. Gaudencio, que un palo de esta raíz puesto en la oreja quita el dolor de cabeza, y que la mujer que está con su regla, pisándola, la sana. Laguna refiere de algunos que dicen tiene gran fuerza contra los demonios y contra todo hechizo. Los naturales dicen que extingue el ardor libidinoso en los varones y lo aviva en las mujeres. Plinio advierte que la del campo causa hinchazón en las manos que la tratan; y el zumo de la cañaheja la sana: ésta es caliente y seca en cuarto grado; la doméstica en el tercero. Y ésta es muy válida para las mujeres apasionadas del mal de madre, como nota Galeno; y califica su zumo para los colirios, porque quita la oscuridad de la vista".

Extraído de: "El mito, la leyenda y el hombre - Usos y costumbres del folklore", Félix Molina-Tellez, Editorial Claridad, Primera edición, Buenos Aires 1947.

Fuente: Argentina Misteriosa http://ar.geocities.com/argentinamisteriosa

VOLVER A "Archivo de NOTAS DE INTERÉS"
 
VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL DE "Agenci@ EL VIGÍA"